Durante la terapia del conducto radicular, se perfora el diente para alcanzar la pulpa inflamada o infectada en el interior. Se remueve esta pulpa dañada, limpia el área cuidadosamente y la llena con un material especial. Una vez que se completa el tratamiento de conducto preparamos el diente para recibir una corona.

Pasos comunes del tratamiento de conducto

¿Cuándo es necesario un tratamiento de conducto?

Con frecuencia, la terapia de conducto radicular es necesaria cuando la caries y / o infección llega a la pulpa del diente, que se encuentra debajo del esmalte y la dentina. Una vez que la caries y / o la infección han llegado a esta etapa, la terapia del conducto radicular es la única forma de salvar el diente.

Las señales de que un paciente puede necesitar un tratamiento de conducto incluyen dolor en el diente, sensibilidad extrema a los cambios de temperatura, sensibilidad al masticar, hinchazón y decoloración del diente.

¿Es doloroso un tratamiento de conducto?

Sin anestesia, un tratamiento de conducto sería doloroso. Sin embargo, se usan anestésicos para garantizar que los pacientes se sientan cómodos durante el tratamiento. Se administra el anestésico antes de que comience el tratamiento para minimizar la incomodidad. Si el paciente comienza a sentir dolor durante el procedimiento, se pueden administrar medicamentos adicionales.

La mayoría de los pacientes acuden a un tratamiento de conducto porque ya tienen dolor. Una vez finalizado el procedimiento, gran parte de este dolor desaparece. Sin embargo, los pacientes pueden experimentar cierta sensibilidad y sensibilidad cerca del diente tratado inmediatamente después de la terapia del conducto radicular. Los pacientes pueden aliviar este dolor con medicamentos de venta libre.

¿Cuántas visitas son necesarias?

La cantidad de visitas necesarias para completar la terapia del conducto radicular varía. Se realiza la mayoría de los conductos radiculares en una visita. Sin embargo, los pacientes generalmente deben regresar para la preparación de la corona y/o para recibir la corona permanente.

¿Cuáles son las alternativas a la terapia de conducto?

En la mayoría de los casos, la terapia del conducto radicular es la única forma de salvar un diente dañado. Si el paciente decide no tratar el diente, lo más probable es que pierda el diente en el futuro. Si cree que puede necesitar un tratamiento de conducto, llame o programe una cita.

ILC DENTAL ©2019 ICRONO mkt-online E-Commerce con sello confianza auditoría externa ICRONO RELIABLE

Contáctanos

Si necesita más información de nuestros servicios, no dude en contactar con nosotros.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?